NE ME QUITTE PAS





La canción Ne me quitte pas y especialmente la versión de Jacques Brel, su compositor, me ha acompañado en los últimos seis años de mi vida. La primera vez que la vi interpretada por este cantante belga, sentí una tristeza tan profunda que solo puedo compararla con una ráfaga de aire seco que sofoca hasta el ahogo. Nunca me había puesto a analizar las palabras aunque trabaje con ellas, simplemente entendía la canción como un todo, un lamento, una súplica al amor que se va y no se quiere ver partir, un ruego, sí, una plegaria triste y hasta temerosa, pero, nunca había pensado que este hombre era un mendigo del amor. Para mí la vida está llena de causalidades y nada aparece en la vida por casualidad. 

El año pasado llegó a mi país un libro de Máxim Huerta, escritor español con el título de esta canción. No dudé en comprarlo porque ya he dicho antes que esta melodía viene atada a mi vida desde hace años. No recomiendo libros, no soy crítica literaria, solo puedo decir que me gustó porque venía de leer libros más densos y este me sacó desde la primera página con las imágenes que me entregó de aquel estado de pesadez en el que estaba. Lo sentí íntimo, fácil de leer, con historias de amor, soledad, reencuentros, historias de la vida. Aunque por momentos me confundí en la narración por algunos errores, me quedé con los personajes cómo los entendí y con sus vidas.

Esto me llevó a querer leer algo más de Huerta y compré “La parte escondida del iceberg”. Fue aquí donde encontré un análisis de la canción que tarareo a menudo y a la que le he otorgado un encanto especial porque me mueve hasta lo más hondo. Pero qué triste ha sido leer su historia y descubrir que Jacques Brel tomó clases de arte dramático para interpretar sus canciones, que creyó debía dramatizar sus letras para conquistar a más público. Hubiese preferido seguir pensando que aquella interpretación era real, y que era el dolor en su estado más puro el que lo llevaba a cantar de esa manera, “Ne me quitte pas”. 

En la academia de Jacques Canetti, no tenían un buen recuerdo de Brel (es lo que dice Huerta en su libro), y cuenta que fue ahí donde conoció a una actriz llamada Suzanne Gabriello. Era una morena, sensual, inteligente y con una risa maravillosa, (me pareció trivial esta descripción, sin embargo la risa tiene mucha importancia para mí). El cantante estaba casado y de ahí dice Maxim Huerta, vino el drama de la canción. 

Vivieron cinco años de amor prohibido, loco y apasionado (también descripción de Huerta), con encuentros furtivos, lleno de fiebre sexual. Suzanne queda embarazada y Brel se porta como un cobarde. _Sigo pensando que hubiese querido no saberlo_. El cantante se niega a reconocer el hijo de la actriz y esta lo amenaza con demandarle ante los tribunales. Dicen que Brel se aprovecha de esta situación para crear la más terrible canción de amor (a mí no me lo había parecido), y se refugia en su hogar. 

Como últimamente tengo el blog como una bitácora, sin el delicioso intercambio de mensajes con otros blogueros, solo para subir eventos, algunas películas que me gustan, libros, poemas y cualquier otra cosa que me llame la atención, pensé que sería interesante compartir esta historia. Quizá hay alguien más que ama profundamente esta canción y no sabe todo el cuento que la encierra.

Cuando hablo de causalidades es porque siento que de alguna manera todo esto que he leído de cómo nació Ne me quitte pas, llega en un momento de mi vida para liberarme de la desesperanza, de la desolación que me atraviesa cuando la recuerdo o la escucho. Tal vez ahora pueda escucharla sin tanto dolor, sin apego y hasta pueda cambiar de canción como himno al amor. Escoger alguna otra aunque suene más cursi como… Je t’aime. No sé, ahora no sé si me libera o hubiese preferido no ver la parte del iceberg, esa que está escondida, las palabras que no se dicen, la historia que no está explícita en el poema. 

La entrada no puede ser completa si no dejo por aquí esta canción. Ya veré más adelante si sigue pegada a mi vida, o no. Seguramente en unos años leeré esta entrada y recordaré todos los sentimientos en los que se apoyó este escrito. 

Les dejo un abrazo en el aleteo, siempre amoroso de la poesía.

CLARIBEL ALEGRÍA, GANADORA DEL REINA SOFÍA DE POESIA VERSIÓN XXVI




En la vigilia congelo la llama
y alejo el riesgo de derretirme.
¿Cómo se trenzan  los símbolos absurdos?
¿Cómo se habita el propio desierto? © Susana Jiménez Palmera.




Hoy quiero dejar una entrada para rendir un pequeño homenaje a esta poeta de Nicaragua considerada una de las principales voces de la literatura latinoamericana y en especial de Centroamérica. Hablo de Claribel Alegría quien a sus 93 años ganó el premio Reina Sofía de Poesía el pasado 17 de mayo.
Conoce los cinco continentes y le gustaba cuando podía viajar repetir lugares porque era como releer un buen libro. Toda una vida escribiendo...viajando. Esto es una de las cosas entre muchas que me gusta de esta mujer. Dicen los que la conocen que ríe a carcajadas y proclama que la poesía la salvó después de la muerte de su esposo. 







Insomnio

Digo amor
y lacera mi cuerpo
el desamparo.
 ------------------------------

Barajando recuerdos


Barajando recuerdos
me encontré con el tuyo.
No dolía.
Lo saqué de su estuche,
sacudí sus raíces
en el viento,
lo puse a contraluz:
Era un cristal pulido
reflejando peces de colores,
una flor sin espinas
que no ardía.
Lo arrojé contra el muro
y sonó la sirena de mi alarma.
¿Quién apagó su lumbre?
¿Quién le quitó su filo
a mi recuerdo-lanza
que yo amaba?

------------------------------

El muro de las sonrisas

Cuando el amor se aja
se marchita
se te vuelve amarillo
no hay remedio
sólo te queda
la sonrisa.
Cuando te sientes sola
entre sus brazos
y tu piel es frontera
y no te brota el llanto
sólo te queda
la sonrisa.
Cuando te sientes sola
entre sus brazos
y tu piel es frontera
y no te brota el llanto
sólo te queda
la sonrisa.
Cuando el canto se oxida
y el paisaje
y todo lo vivido
es un espectro
tu único refugio
es la sonrisa:
ese muro cerrado
impenetrable
sin ayeres
sin hoy
y sin mañanas
donde todos los sueños
se hacen trizas.

---------------------------

FINISTERRE- FINIS TERRAE (el fin de la tierra).




Muchos historiadores consideran que el cabo de Finisterre era el destino original de las peregrinaciones antiguas previas a la cristianización. Esto porque consideraban que al llegar aquí ya no se podía seguir el sol. 

Es el fin figurado pero también podría ser el fin para comenzar de cero, fin de una vida antigua, por eso muchos quemaban sus ropas al llegar aquí (ahora está prohibido) como símbolo de no seguir cargando nada viejo. Llegar a la famosa Costa da Morte, caminar en medio de las rocas, mirar el Atlántico hasta que tus ojos se pierdan en el infinito, sentir la vibración de los impresionantes acantilados, es una experiencia que ha valido la pena vivir. 

Personalmente hice el ejercicio de imaginar que era “el límite” para algunos aspectos de la vida. ¿Cómo reaccionamos ante situaciones límites? Mantenemos la calma o nos llenamos de miedos. Abrirme a lo que viene, a lo que no conocemos todavía también fue una invitación que me hizo el lugar. Estar presente, saber que estaba en tierra firme, un camino que me había llevado hasta ahí con muchas interpretaciones, pero ver en frente solo agua, un mar profundo, imprevisible y hasta peligroso porque podría tornarse incontrolable. 

Cada límite es una prueba y así la debemos asumir.


Kilómetro 0. Final de un camino o el principio de otro. Tú eliges.


                                                       Contemplación ...

 
Solo tenemos que mirar a nuestro alrededor para reconocer el equilibrio.





La muerte del sol en el mar con la esperanza de verlo salir al día siguiente. 


Me alejo y compruebo 
que mi ausencia
no detiene la ausencia del granate
y el tapiz sigue valiente 
coloreándose sin mi.

Todo el firmamento sin prisa
sigue con su ropaje.  

Semblanza de la tarde, del libro "Con  hilos de soles y lunas". Ed. Apidama 2016

VOLVER

El mismo sendero, solo que esta vez va vestido de primavera. Ezcaray, abril 27 de 2017.




Dicen que soy la misma,
soñadora y enamorada,
la mujer descalza 
que sacude la burbuja.

Yo no lo creo,
ya no reconozco las huellas,
tampoco las figuras 
en los retazos de cielo
y no sé conjugar el verbo volver. 

Vuelo, volver, volví, ¿volveré?
Tal vez era más fácil 
cuando lo conjugaba en plural,
cuando el nosotros recorría
todas las esquinas y llenaba
los huecos negros y las heridas
con otros verbos como llegar.

No es simple el regreso, 
impone mucha valentía.
No hay complementos, solo acción.

 Verbo y ofrenda,
 una flecha al frenesí de cada día
 sin mañana, sin ayer. 

Volver es buscarse y hallarse
más allá de una despedida.

Zaragoza, abril de 2017. En mi camino. La vida es un constante regreso.

LLETRES BLAVES PER L'AUTISME

El pasado 4 de abril, se hizo la presentación del libro "Lletres Blaves Per L'autisme" en Luz de gas, un sitio maravilloso en Barcelona, España. El público solidario dio un sí rotundo a esta propuesta de la As. Univers Àgatha Autisme  que pretendende concienciar sobre el autismo a través de la cultura. Gabriel Maria Perez como presidente de la Asociación dio comienzo  a una noche que estuvo llena de música, magia y por supuesto de poesía.







 









EL LADO OSCURO DEL CORAZÓN


No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo
pero si 
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios 
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces 
no te quedes conmigo.



El lado oscuro del corazón, una película que te lleva a vivir esa obsesión que muchos tenemos con el amor. El AMOR limpio, el que libera, el amor que te lleva a encontrar en el otro el poema, ese poema que te hace volar. Poesía de Benedetti, Gelman y Girondo. En cada escena la poesía y sus dilemas. Noble, grande, terrible, así se ve y se siente casi siempre el amor, no podemos apartar el lado oscuro del corazón. Gracias Subiela por habernos dejado estas películas que podremos ver una y otra vez. 




"Yo, por lo menos, soy incapaz de comprender la seducción de una mujer pedestre, y por más empeño que ponga en concebirlo, no me es posible ni tan siquiera imaginar que pueda hacerse el amor más que volando"

THE HOURS (LAS HORAS)





“Las horas", una película que volví a ver después de muchos años como sugerencia de una poeta amiga que me invitó a dejar una reseña en mi blog. Desde el primer minuto sientes que el ritmo es lento como la espera o el compás de la vida cuando está llena de interrogantes. Se siente como si fuera un solo día y en ese día trascurriera toda la vida. Horas, minutos, segundos… El tiempo. Ese que parece no acabarse cuando sufrimos, ese que no desaparece cuando la tristeza invade un día, pero también ese mismo que avanza y sin que lo notes se vuelve tu compañero de camino para ir sanando heridas y mitigar el dolor.

Son tres relatos de vidas que se van tejiendo en el tiempo, tres mujeres que tienen en común una enfermedad que muchos no le dan la importancia que merece, porque se utiliza la palabra depresión para agrupar los momentos tristes o melancólicos, olvidándonos que esta es más que una tristeza común.

Qué fuerte puede ser ver tres mujeres llenas de vida, con motivos para vivir y sin embargo con vidas desérticas porque ellas mismas se sienten vacías.

Virginia Woolf interpretada por Nicole Kidman es el hilo conductor a través de su historia narrada en la novela de su autoría “Mrs Dalloway”. Laura Brown (Julianne Moore) es una mujer depresiva que no sabe expresar sus sentimientos y que se refugia en la historia que va leyendo en el libro escrito por Virginia. Hay una tercera mujer, Clarisa (Meryl Streep), la persona que nos ayudará a comprender la trama y nos mostrará el final del libro de Virginia Woolf.

Solo tocaré por encima algunos aspectos de cada una de ellas para entregar lo que finalmente me deja la película. 

VIRGINA WOOLF (Nicole Kidman)- Una escritora que a través de sus libros, de su escritura, trata de ir encontrando las respuestas que la atormentan en su vida diaria. Se muestra frágil, insegura e inmadura, no es capaz de hacerse responsable de ella misma. Se deja arrastrar por la tristeza hasta que esta la consume. No soporta los grilletes que le imponen: ser ama de casa, estar atenta a los quehaceres diarios, ser esposa, no poder dar rienda suelta a su sexualidad. Todas estas presiones la llevan a buscar la libertad. 

LAURA BROWN (Julianne Moore)- Ama de casa embarazada de su segundo hijo, casada con un hombre de pocas aspiraciones, ni siquiera es capaz de darse cuenta que su mujer no lo ama, solo quiere mantener el hogar y una vida “digna”. Laura es incapaz de expresar sus sentimientos, su vida en un grito ahogado permanente, hasta su hijo pequeño lo nota y muchas veces trata de salvarla para que no ruede al abismo. Ella se identifica con el personaje de la novela de Virginia Woolf: Mrs Dalloway y fantasea todo el tiempo con la idea de liberarse por completo de esa vida que no la llena. 

MERYL STREEP (Clarisaa Vaughan)- La mujer contemporánea, nos invita a ver su relación lésbica sin prejuicios, aceptada por su núcleo social. Madre por elección sin importar quién es el padre, exitosa en su trabajo y sin embargo llena de tristeza por vivir encadena al pasado. Cuida de un viejo amor que está enfermo, un hombre que no le pudo corresponder como ella hubiese querido. 

En esta película los hombres podrían verse como víctimas, o no. Pero tenemos al esposo de Virginia que dedica su vida a cuidar de ella, la vigila en todo momento para evitar un desenlace fatal y no lo consigue. El esposo de Laura que se conforma con el remedo de hogar en el que vive, nunca se entera del llanto ahogado de su mujer ni del esfuerzo que supone para ella mantenerse ahí, hasta que llega el día que no lo soporta más y abandona todo, hasta los hijos. Richard, el poeta, el que debe morir de acuerdo a lo narrado por Virginia en el libro. Hijo de Laura, un niño que soportó el abandono y finalmente cuando es adulto y enferma decide irse antes y liberarse. Por último, el hombre que nunca aparece, el padre de la hija de Clarissa, no es importante que sepamos más de él. 

No quiero hablar del final, quiero hablar de algunos símbolos que me llegaron y me dejaron luces y sombras. El río, las flores, la escritura, la fiesta… metáforas que nos entregan mucha información. Sería eterna la entrada si comento lo que representa para mí cada una de estas imágenes, pero sí les diré que estas me llevan a confirmar que lo impuesto por otros nos mata, que las jaulas tienen muchas formas y la depresión es un mal que cada día cobra más vidas. Siempre decimos que morimos a diario y que hay muchas formas de morir.

“Alguien debe morir, y debe ser el poeta, el visionario…” Eso dice Virginia Woolf, para anunciar su propia muerte.

La vida la tenemos que enfrentar con valentía. Amar, porque solo el amor como una decisión de vida nos lleva a no centrarnos en nuestras miserias y ver al otro a los ojos. La mujer ha sido elegida para transmitir vida, esto es claro, entonces a pesar de que la película puede ser gris y desalentadora, elijo quedarme con la invitación de darle sentido a las horas.

Para mi amiga : Dina Luz Pardo O.


CUARTO RECITAL DE MUJERES POETAS DEL CARIBE

Momentos inolvidables de lectura dentro del CUARTO RECITAL DE MUJERES POETAS DEL CARIBE. No hay nada que pueda mostrar el amor y la comunión en un recinto cuando la palabra es la invitada de honor, por eso solo dejaré imágenes que puedan entregar un poco este sentir aunque sé que no lograré transmitir lo que vivimos ahí en esos dos días llenos de poesía. Las palabras toman verdadero sentido cuando son leídas o escuchadas, cuando se encuentra el poema en este caso con el público.
Gracias a La gran Logia de masones por habernos entregado su recinto para la primera lectura, a la Corporación Universitaria del Caribe “CECAR” por su auditorio para el segundo encuentro poético y al Escritor Antonio Mora Vélez por su invitación ya que es el director y fundador de estos encuentros.

Solo hay palabras de agradecimiento por permitir que mis poemas lleguen a otros y así pueda recibir de ellos un abrazo, una emoción, unas palabras de alegría porque se han identificado con mis versos.

Regreso feliz con el trabajo realizado, convencida del poder de la palabra limpia y sincera, regreso parida de la tierra, en el ritual del trigo…



Recinto de la gran Logia, 3 de Marzo de 2017

Poetas invitadas representando los departamentos de la región Caribe de Colombia.





                Cóctel de Bienvenida en un lugar cubano de la ciudad de Montería 




       Segunda jornada del cuarto recital de mujeres poetas del caribe en "CECAR"


Un auditorio lleno con un publico ávido de encontrar luz en las cosas sencillas.


Profesores y directivos de la Corporación universitaria "CECAR"







Insiste, vencedora/ porque tan sólo existo porque existes, / y mi boca y mi lengua  se formaron / para decir tan sólo tu existencia. (Un poema de Octavio Paz dedicado a La poesía)
Un abrazo en el aleteo del amor y la poesía.

CRITICA A MANO ALZADA

Gracias al critico literario, ensayista y poeta Otto Ricardo Torres, licenciado en Filología e Idiomas y especializado en Literatura Hispanoamericana. Gracias por la reseña que ha hecho de mi segundo libro en su pagina personal de sus redes sociales. Para leer más acerca del maestro dar click sobre su nombre:


CRÍTICA A MANO ALZADA.
 Otto Ricardo-Torres
 A propósito de poetas.

Me gusta la impresión de este libro de SUSANA JIMÉNEZ PALMERA. Me gustan su portada de colores delicados y su diseño de hilos; el Prólogo de MARGARITA GALINDO STEFFENS, qué buena escritora esta mujer, y me gustan los poemas del libro prologado, CON HILOS DE SOLES Y LUNAS. 

No es un libro monótono, ni de recursos fáciles, ni de imágenes tópicas o de lugares comunes; por eso se deja leer; y porque tampoco es truculento ni escandaloso; al contrario. O sea que en esta pluma hay oficio y hay rigor, lo que me indica que, a pesar de la belleza y del consentimiento con que los contertulios tratan a la autora, ella no come cuento, sino que se mantiene en lo suyo. Inclusive hay un muy buen rechazo a la pretendida poesía comprometida, tan claro y tan poético, que muchos pasarán por alto por estar viéndole la estampa a esta mujer. 

La discreción, el pudor y la seguridad de la andadura y de las imágenes están hilvanadas por la mano de la discreción y la delicadeza. No es el caso de inventariarle las figuras porque con eso no sacamos nada, salvo romper la unidad de cada uno de los poemas. Eso de la palabra tema o de la falsa crítica de la paráfrasis no es un modo honrado de hablar de un poemario. Pero sí observar en cada poema el tejido de (por algo el “hilo” está inmiscuido en todo el libro) su unidad, unidad de cada poema con el conjunto y unidad también orgánica de cada poema en sí mismo. 

No es poesía de afán ni hecha para el aplauso que, justamente, por eso le han llegado. Y eso también es admirable, sobre todo en esta larga noche de los talleres y tertuliaderos literarios en los cuales corre a raudales la ñero crítica, mirando de reojo la posibilidad de un viaje a Cuba o de un premio literario. Dicen que el diente que se nota en la boca es el que hace falta, dicho de manera lírica. Para significar, en cambio, que cuando la obra es pulcra y bien hecha su perfección es tal que pasa desapercibida. 

Después de uno haberse ido, por allá, de pronto, uno salta y se acuerda de que aquello que uno leyó tiene gato encerrado de belleza y es entonces cuando empezamos a mirar despacio y a reconocerle su encanto a la criatura poética. Que tal es el caso. Ocurre con poetas como, por ejemplo, don Jorge Guillén, cuya poesía no es apta para leerla agarrado de los barrotes de la buseta, sino en lugar tranquilo, sin picós a la redonda, para aprehenderle su maravilloso encanto diamantino. O los poemas de CANCIONERO Y ROMANCERO DE AUSENCIAS, de Miguel Hernández, labrados minuciosamente en la cárcel franquista, cuyo esplendor es abismal, pero vistos en close up.

Déjenme, pues, disfrutar y celebrar este encanto de poesía y de mujer, a quien ya conozco sin haberla conocido. 

Casa Esenia, febrero 21 del 2017.

WHEN THE HURT IS OVER



                                                                 When the hurt is over