VOLVER

El mismo sendero, solo que esta vez va vestido de primavera. Ezcaray, abril 27 de 2017.




Dicen que soy la misma,
soñadora y enamorada,
la mujer descalza 
que sacude la burbuja.

Yo no lo creo,
ya no reconozco las huellas,
tampoco las figuras 
en los retazos de cielo
y no sé conjugar el verbo volver. 

Vuelo, volver, volví, ¿volveré?
Tal vez era más fácil 
cuando lo conjugaba en plural,
cuando el nosotros recorría
todas las esquinas y llenaba
los huecos negros y las heridas
con otros verbos como llegar.

No es simple el regreso, 
impone mucha valentía.
No hay complementos, solo acción.

 Verbo y ofrenda,
 una flecha al frenesí de cada día
 sin mañana, sin ayer. 

Volver es buscarse y hallarse
más allá de una despedida.

Zaragoza, abril de 2017. En mi camino. La vida es un constante regreso.